viernes, 17 de octubre de 2008

Por último, se encuentra la vejez, la naturaleza se ha marchitado, y a la ancina, después de una vida que se le ha hecho corta, solo le queda los recuerdos y la monotonía del día a día, esperando el trágico final de todo ser humano.

No hay comentarios: